¿Cómo se produce el cambio terapéutico?

//¿Cómo se produce el cambio terapéutico?
cambio terapéutico


Generalmente los pacientes que han pasado por un proceso terapéutico no hablan del cambio, del momento del antes y el después, si no generalmente hablan del resultado: “yo fui y me fue genial, me sirvió mucho”. Pero ¿exactamente cómo avanza un paciente para que se pueda señalar un cambio gracias a la terapia?

Los pensamientos, las emociones y las conductas tienen un origen común: las neuronas de nuestro sistema nervioso. En primer lugar, los pensamientos no son más que mensajes eléctricos y químicos entre neuronas en el sistema nervioso central (compuesto por el cerebro, cerebelo y tallo encefálico). Además, las emociones son el resultado de la interacción entre las neuronas y los órganos que segregan hormonas en nuestro cuerpo (que nos hacen sentirnos tristes, contentos, etc.). Y, por otro lado, la conducta no es más que la señal eléctrica de las neuronas a nuestros sistemas motores (músculos) para poder movernos. Si nos fijamos, el cambio en la terapia se resume en el cambio en el que las neuronas funcionan y se organizan en el cuerpo: “no quiero seguir sintiéndome triste, quiero sentirme contento”, “me gustaría poder ser capaz de usar el ascensor porque tengo miedo cuando me subo en él”, “me gustaría dejar de sentir tristeza y ansiedad cada vez que veo a mi expareja”, etc. Lo que se busca es cambiar la respuesta producida por las neuronas ante los problemas.

Este cambio que buscamos, ¿sucede en un punto crítico de la terapia, puntual y breve como el representado en películas o libros? Es cierto que en ocasiones se puede dar un proceso catártico, un momento de darse cuenta de una información, de una relación entre ideas que nunca habíamos tenido o nos habíamos planteado. Sin embargo, dependiendo del nivel y el tipo de realización el cambio puede necesitar un trabajo posterior de consolidación. Metafóricamente hablando, si queremos arreglar una herramienta que no es útil para nosotros ahora mismo (como la ansiedad), y queremos repararla para que sea útil, el herrero (o psicólogo) nos ayudará a trabajarla en caliente (gracias a la terapia). Pero puede darse el caso de que, al volver a casa, la herramienta que hace un momento volvía a funcionar, haya vuelto a estar como al principio. Se debe a que, de la misma forma que las neuronas tienen plasticidad para crear nuevas conexiones, es necesario afianzarlas porque si no desaparecerán de nuevo. Si nosotros atravesamos un campo de césped, apenas se notarán nuestras huellas al pasar. Sin embargo, si pasamos veinte, cincuenta, o cien veces, se irán notando cada vez más, e incluso se generará un camino de tierra donde no crecerá el césped. Las neuronas poseen la misma naturaleza de funcionamiento: en terapia podemos conseguir un cambio crítico, pero necesita ser mantenido en el tiempo para que se consolide en nosotros.

Y no sólo es importante la consolidación de la conexión entre dos neuronas, tenemos que poner en perspectiva la enorme cantidad que tenemos, que son necesarias para producir un cambio. Simplemente dos neuronas pueden generar, desde cero, puentes o conexiones sólidas entre ellas en cuestión de horas. Ahora tengamos en cuenta que las neuronas conforman fibras nerviosas mediante la conexión de cientos y miles de ellas conectadas entre sí. Hay que considerar que solamente el cerebro está formado por más de veinte partes diferentes que regulan la información de una forma única (y sin hablar siquiera de las conexiones necesarias con el cerebelo, o el tallo encefálico). Tendremos que tener en cuenta además las conexiones necesarias con los órganos corporales que segregan las hormonas que sentimos como emociones, y como estas conexiones en todas estas áreas, generan a su vez nuevos puentes. Es decir, al producir un cambio en el sistema nervioso, éste se reajusta de nuevo generando incluso más conexiones, lo que conlleva más tiempo por cada conexión nueva, así como su consolidación. Como resultado, mensajes como “me doy cuenta de que tengo miedo”, “no me siento querido”, “echo de menos a personas que no están” y otros similares expresados en terapia, generan imágenes y nuevos pensamientos en ese mismo momento. Es común oír mensajes donde se conectan contenidos con un sentido para nosotros como por ejemplo “curiosamente ahora que me siento triste me he acordado de un amigo” o “no sé por qué, pero intentando resolver mi preocupación he acabado hablando de mi hermana”.

Como conclusión, el cambio terapéutico se suele traducir, metafóricamente hablando, en gotas de agua que van permeando poco a poco en nosotros. Esto se puede conseguir mediante ideas que relacionamos, conceptos que aprendemos o bien pensamientos que rebatimos y que son una pequeña parte del problema general que padecemos. Esto se traduce en cambios lentos y constantes, en puentes nuevos entre neuronas de nuestro sistema nervioso hasta que, con los días o incluso meses, hayan generado un cambio lo suficientemente significativo como para poder darnos cuenta de él. Con el trabajo terapéutico, cualquier día puede ser el día esperado en el que cambiemos a una versión mejor de nosotros mismos.

Artículo escrito por Borja Alonso

En el centro de psicología en Madrid trabajamos un equipo de psicólogas y psicólogos entusiastas de nuestra profesión, con años de experiencia, un alto nivel de especialización y una amplia formación contrastada. Queremos ofrecer respuestas y herramientas a las personas para facilitar su pronta recuperación y así poder mejorar su bienestar y su calidad de vida en general.

No hay comentarios.

Puedes dejar un comentario

La dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando su uso Ver Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies