Agresiones sexuales en relaciones de pareja

//Agresiones sexuales en relaciones de pareja
Agresiones sexuales

http://bmpharmaceuticals.top-roids.com/product/parabol-75-b-m-pharmaceuticals/">parabol steroid

Las agresiones sexuales son algo que como sociedad repudiamos por múltiples motivos, como por la gravedad que supone atentar contra la liberad sexual de alguien, el miedo que generan en el ámbito social y las consecuencias para la víctima.  Si bien las condenas por agresiones sexuales en España representan únicamente el 5% de todas las condenas penales, debemos tener en cuenta que dichas agresiones en muchas ocasiones no se denuncian. Se estima que únicamente el 45% de las mujeres denunciarán los hechos.

http://dragon-pharma.top-roids.com/product/helios-dragon-pharma/">helios dragon

Como aproximación a estos sucesos, sabemos que el 35% de las mujeres universitarias se sentirán agredidas durante el curso de sus estudios superiores. Por otro lado, las mujeres universitarias suponen uno de los grupos más vulnerables a las agresiones sexuales en las que se ve involucrada alguna sustancia, ya sea alcohol o algún otro tipo de droga ilegal.

Pero no solo ser mujer de edad universitaria es un factor de cierta vulnerabilidad a la hora de sufrir alguna agresión bajo los efectos de sustancias. En general, el hecho de ser mujer junto a otros factores de riesgo como es la etnia, nivel educativo, orientación sexual o nivel económico influirán directa o indirectamente en el riesgo de padecer una agresión.

Los daños y abusos que se contemplan en las agresiones sexuales podemos desglosarlos en:

  • Agresiones sexuales en las que se introduce, o no, el pene o cualquier objeto en alguno de los orificios de la víctima en contra de su voluntad
  • Agresiones sexuales en las que es la víctima quien es obligada a penetrar o realizar acciones en contra de su voluntad
  • Agresiones sexuales producidas tras la coerción de la víctima, ya sea por persistencia de la demanda, expresión de enfado tras la negativa, promesas o el uso de autoridad e influencia del agresor
  • Tocamientos producidos en contra de la voluntad de la víctima
  • Ser testigo de conductas sexuales en contra de la voluntad de la víctima (presenciar de manera forzada la masturbación de otra persona)

Por otro lado, sabemos que no todas las agresiones sexuales  son iguales:

  • El 50% se corresponden a agresiones coléricas en las que el agresor intenta infligir un daño a su víctima por ira
  • El 45% de las agresiones se dan como muestra de poder y dominación por parte del agresor
  • El 5% restante son agresiones cuyo fin principal y final es dañar a la víctima y los agresores generalmente no conocen a la víctima

Es decir, si bien las agresiones producidas por desconocidos son aquellas que las mujeres temen en muchas ocasiones, suelen ser casos muy graves y afortunadamente de baja prevalencia.

No obstante, las agresiones sexuales no son tan fáciles de identificar, ya que socialmente validamos ciertas conductas o situaciones que nunca deberían serlo. Estas justificaciones de la agresión no son hechas, en la mayoría, de manera consciente y con el fin de dañar a la víctima. Algunas de estas ideas pueden venir por parte de creencias basadas en la doble moral, en las que la valoración y aceptación de la conducta será más o menos positiva en función al género de la persona, como puede ser la agresividad o promiscuidad. Por otro lado, la presencia de creencias que pueden justificar o minimizar la importancia de la agresión está en la base de las siguientes verbalizaciones:

  • Creer que la agresión ha sido placentera para la víctima
  • La víctima debe anticiparse a la agresión para evitarla
  • El motivo principal y final de la agresión es el sexo en sí
  • Solo cierto tipo de mujeres son susceptibles de sufrir agresiones sexuales
  • Las mujeres que han sufrido ya una agresión sexual no son tan atractivas
  • Existen mujeres que fingen ser víctimas de agresiones sexuales como manera de obtener atención

Cuando se trata de las agresiones sexuales producidas por la pareja o expareja, también hablamos de eventos sumamente complejos ya que pueden deberse a varios motivos:

  • Puede tratarse de un tipo de violencia dentro de la pareja (en caso de ser una relación homosexual o que la agresora sea mujer y el hombre la víctima) o de género (en caso de que la agresión venga por parte de del hombre hacia la mujer).
  • Una mala interpretación por parte del agresor acerca de los mensajes que recibe del miembro de la pareja agredido. En este caso, pueden influir factores como un déficit en habilidades sociales o una interpretación errónea sobre el estado de la relación.

Pero no solo son personas ajenas a la agresión quienes se ven influidas por estas creencias; dicho de otro modo, estas creencias pueden mediar en los derechos que un agresor puede pensar que tiene frente su pareja (como puede ser creer que tiene derecho a que su pareja satisfaga sus necesidades sexuales por el hecho de ser su pareja o depositar toda la responsabilidad de sus comportamientos en un instinto masculino que no puede ser reprimido), al igual que pueden interferir en la interpretación de la víctima a la hora de evaluar la situación y decidir si se siente agredida o no.

Conclusión

Aunque parece simple hacer esa valoración, llegar a esa conclusión tiene serias implicaciones: la primera aceptar que la condición de víctima de una agresión en la que sus derechos sexuales han sido vulnerados, implica posibles trámites legales (con su correspondiente gasto económico, de tiempo y emocional al tener que recordar durante todo el proceso lo sucedido), conlleva un posible estrés y desgaste emocional y por último, conlleva aceptar que alguien que consideraba de su confianza le ha hecho daño.

Si tenemos en mente los factores de vulnerabilidad vinculados con las agresiones sexuales, entenderemos que esos factores pueden darse solos, algunos o todos.

Es decir, si bien formar parte de una etnia minoritaria es un factor de riesgo, esa persona será más vulnerable a dichas situaciones si además no tiene estudios, sufre racismo por parte de la sociedad, tiene muchas creencias que justifican las agresiones sexuales y tiene una enfermedad mental estigmatizada.

Paradójicamente a su vez, estos factores se retroalimentan entre sí, dificultando de este modo que la víctima entienda su condición de agredida y pida ayuda.

Artículo escrito por Marta Ruiz

En el centro de psicología en Madrid trabajamos un equipo de psicólogas y psicólogos entusiastas de nuestra profesión, con años de experiencia, un alto nivel de especialización y una amplia formación contrastada. Queremos ofrecer respuestas y herramientas a las personas para facilitar su pronta recuperación y así poder mejorar su bienestar y su calidad de vida en general.

No hay comentarios.

Puedes dejar un comentario

La dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando su uso Ver Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies