Problemas de alimentación

Nuestro equipo de psicólogos en Madrid pueden ayudarte a superar tus problemas de alimentación: anorexia, bulimia, trastornos por atracón, así como en los casos de sobrepeso ayuda psicológica para una bajada y mantenimiento de peso definitivo.
/Problemas de alimentación

Los problemas de alimentación

Muchas personas que comen de manera compulsiva o que restringen alimentos no padecen un trastorno de la alimentación.

Es importante diferenciar qué es un trastorno de la alimentación y qué un problema de la conducta alimentaria.

Hablamos de problema alimentario cuando la alimentación no implica un perjuicio físico o no supone una amenaza en la calidad de vida de la persona.

No obstante,  la persona vive la ingesta de la comida o la relación con la comida como un problema o también siente que tiene una “mala relación con la comida con la que se acostumbra a vivir”.

psicólogos especialistas en Madrid en problemas de alimentación

Trastornos de alimentación

Respecto a los Trastornos de alimentación, podemos encontrar:

 Pica
 Trastorno por Rumiación
 Trastorno de Evitación/Restricción de la ingestión de alimentos

Bulimia nerviosa
 Anorexia nerviosa
 Trastorno por atracón

¿Qué es la Pica?

La Pica es un patrón de ingestión de materiales no comestibles, como tierra o papel.

Este patrón se observa más en niños pequeños que en adultos, hasta un tercio de los niños de 1 a 6 años tienen estos comportamientos.

La Pica también se puede presentar durante el embarazo debido a la falta de ciertos nutrientes, como por ejemplo el hierro y zinc o también en adultos que ansían sentir una cierta textura en la boca.

¿Qué es el trastorno por Rumiación?

El trastorno por Rumiación es un problema poco frecuente donde el foco del problema está en la regurgitación, que se produce por una contracción del estómago.

El término “rumiación” procede de la palabra en latín ruminare, que significa “masticar el bolo alimenticio”.

El trastorno de rumiación consiste en la regurgitación repetida de alimentos durante un período mínimo de un mes de forma frecuente, varias veces por semana o diariamente. Además, estos alimentos regurgitados se pueden volver a masticar, tragar, o escupir por la persona que lo padece, sin mostrar síntomas de asco, repulsión o náuseas.

La regurgitación puede ser voluntaria. Los adultos que lo padecen afirman que no tienen control sobre este trastorno y que no pueden dejar de hacerlo.

En los niños, la postura consiste en mantener la espalda tensa y arqueada con la cabeza hacia atrás, haciendo movimientos de succión con la lengua. Puede dar la impresión de que se obtiene satisfacción con la actividad de regurgitar.

Puede provocar: irritabilidad, hambre, malnutrición y pérdida de peso.

¿Qué es el Trastorno de Evitación/Restricción?

Las personas con Trastorno de Evitación/Restricción comen muy poco y/o evitan el consumo de ciertos alimentos.

Pueden llegar a perder mucho peso y es posible que los niños que sufren el trastorno no se desarrollen según lo previsto. Las deficiencias nutricionales son frecuentes y también suele haber problemas para participar en actividades sociales normales.

Normalmente comienza generalmente durante la infancia y puede parecerse inicialmente al modo de comer caprichoso que es frecuente a esas edades, pero los niños que son malos comedores, a diferencia de las personas con este trastorno, tienen un apetito normal, ingieren suficiente comida en general y crecen y se desarrollan normalmente.

trastornos de alimentación

¿Qué es la Bulimia nerviosa?

Para establecer el diagnóstico de la Bulimia nerviosa han de darse tres elementos y excluirse un cuarto.

La persona debe padecer atracones frecuentes.

  1. Ingestión en un período determinado, de una cantidad de alimentos claramente superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un periodo similar en circunstancias parecidas.
  2. Sensación de falta de control sobre lo que se ingiere durante el episodio.

La persona ha de practicar uno o varios métodos extremos para controlar el peso. Entre ellos se incluye el vómito autoinducido, el abuso de laxantes o diuréticos, el ejercicio excesivo o la dieta o ayuno extremo.

Los atracones y los comportamientos compensatorios inapropiados se producen, de promedio, al menos una vez a la semana durante tres meses.

La persona debe juzgarse a sí misma fundamental o exclusivamente en términos de su capacidad para controlar su peso y su figura. Muestran una excesiva preocupación por su figura y su peso que van más allá de sentirse gordos o infelices con su apariencia.

La persona no padece anorexia nerviosa. Esto quiere decir que la persona no puede estar muy por debajo de su peso normal.

¿Qué es la Anorexia nerviosa?

Para establecer que alguien padece Anorexia nerviosa han de reunirse las siguientes condiciones:

La persona ha de tener un peso significativamente inferior al que le corresponde como resultado de su propio esfuerzo. Restricción de la ingesta energética en relación con las necesidades.

Un peso significativamente bajo se define como un peso que es inferior al mínimo normal, o en niños y adolescentes, inferior al mínimo esperado.

La persona ha de mostrar evidencias de sobreestimación de la importancia del peso y la figura.

A las personas con anorexia nerviosa les aterra la idea de ganar peso, por
lo que tienen un comportamiento persistente que interfiere en el aumento de peso, incluso con un peso significativamente bajo.

Alteración en la forma en que uno mismo percibe su propio peso o constitución corporal en la autoevaluación, o falta persistente de reconocimiento de la gravedad del peso corporal bajo actual.

¿Qué es el Trastorno por atracón?

El trastorno por atracón se caracteriza por la aparición de episodios de ingesta compulsiva que se definen por dos características esenciales:

  1. La ingesta en poco tiempo de una cantidad de comida excesiva.
  2. La pérdida de control de sobre esa ingesta.

Los episodios de atracones se asocian a tres o más de los hechos siguientes:

Los atracones y los comportamientos compensatorios inapropiados se producen, de promedio, al menos una vez a la semana durante tres meses.

  1. Comer mucho más rápidamente de lo normal.
  2. Comer hasta sentirse desagradablemente lleno.
  3. Comer grandes cantidades de alimentos cuando no se siente hambre físicamente.
  4. Comer solo, debido a la vergüenza que se siente por la cantidad que se ingiere.
  5. Sentirse luego a disgusto con uno mismo, deprimido o muy avergonzado.

Malestar interno respecto a los atracones.

Los atracones se producen, de promedio, al menos 2 veces por semana, en los últimos 6 meses.

El atracón no se asocia a la presencia de un comportamiento de conducta compensatoria (característica de la bulimia nerviosa).

trastornos alimenticios

¿Tienes algún problema de alimentación y no sabes cómo solucionarlo? Contacta con nosotros, podemos ayudarte.

Obesidad

Actualmente, la obesidad es considerada por la Organización Mundial de la Salud la epidemia del siglo XXI. Las cifras de prevalencia de la obesidad son alarmantes y siguen en aumento, especialmente en el caso de los hombres, los cuales están equiparándose en cifras a las mujeres. Afortunadamente, en los últimos años ha dejado de ser considerada un problema fundamentalmente estético, y las autoridades sanitarias se han percatado de las múltiples complicaciones médicas-psicológicas y sociales que acarrea esta enfermedad, abandonando la idea de “gordito simpático y feliz”.

Nuestra cultura actual exige un modelo ideal de figura corporal (especialmente a las mujeres) imposible de alcanzar para la gran mayoría.

Este modelo irreal, genera insatisfacción, rechazo del propio cuerpo, sentimientos de falta de autocontrol y de eficacia, culpa y estrategias muchas veces inadecuadas de control de peso, como ciclos de atracón – restricción, ejercicio excesivo, vómitos, fármacos, dietas desequilibradas… muchas de estas estrategias son más frecuentes entre las mujeres debido a que existe una mayor presión social hacia el sexo femenino. Esta mayor preocupación de las mujeres respecto a su sobrepeso u obesidad, queda plasmado en que las mujeres consulten con mayor frecuencia que los hombres a las clínicas para reducir su peso (hay autores que estiman que el 85% de las consultas son por parte de mujeres).

Algunos otros datos que también indican un mayor malestar psicológico y mayor presión respecto a la estética en las mujeres, son por ejemplo: que las mujeres obesas tienen más problemas para tener una pareja que las mujeres en normopeso cosa que no pasa en los hombres; también que las mujeres con sobrepeso y obesidad suelen tener peor funcionamiento sexual y mayor afectación en su relación de pareja que en el caso de los hombres. Parece por tanto que las mujeres son más tolerantes respecto a la obesidad o sobrepeso del hombre que los hombres respecto a los kilos de más de las mujeres.

Lo que es un hecho tanto para hombres como para mujeres, es que cuando las personas llegan a su peso saludable, por lo general, su estado de ánimo mejora, así como su autoestima y autoconfianza, lo que les hace personas más disponibles y atractivas de cara a los demás y más abiertas a posibles relaciones.

Un tratamiento multidisciplinar de la obesidad y el sobrepeso resulta fundamental en su abordaje.

Artículos relacionados con problemas de alimentación

Puedes consultar los artículos del blog que tratan sobre temas relacionados con los problemas de alimentación

Un paso al conocimiento de los trastornos de la conducta alimentaria

Hace años que los trastornos de la conducta alimentaria dejaron de ser un diagnóstico poco conocido para convertirse en un verdadero problema de salud

El tratamiento psicológico en obesidad, cada vez va cobrando más importancia y en muchos casos resulta imprescindible para una bajada y mantenimiento de peso definitivo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando su uso Ver Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies