¿Por qué me da miedo tomar decisiones? La Indefensión Aprendida

//¿Por qué me da miedo tomar decisiones? La Indefensión Aprendida
miedo a tomar decisiones

Existen muchas causas diferentes acerca de la dificultad de tomar decisiones. Una de ellas puede ser no haber aprendido estrategias de resolución de problemas, o habilidades de afrontamiento, o tener un trastorno de ansiedad. Pero el motivo del que vamos a hablar en este artículo es la Indefensión Aprendida de Seligman: es un estado psicológico que se manifiesta cuando una persona comienza a sentir que es incapaz de modificar alguna situación, comportamiento o estado mediante sus conductas.

Este fenómeno tiene lugar cuando ante una situación aversiva o desagradable intentamos todo tipo de respuestas sin obtener ningún resultado positivo. En lugar de seguir intentando resolver esta situación, tiramos la toalla, dejamos de probar y nos quedamos sin hacer nada al respecto. Esto ocurre cuando percibimos una falta de control ante los castigos del medio. Este tipo de patrón de comportamiento aparece en los seres humanos cuando han estado expuestos a condiciones aversivas que parecen aleatorias e inevitables, con lo que la sensación de impotencia, de no poder hacer nada para mejorar las circunstancias es uno de los factores clave en la depresión.

Se ha demostrado en un experimento que aquellas personas que se encuentran desarrollando una actividad de concentración con un ruido muy alto y molesto de fondo, pero teniendo la posibilidad de apretar un interruptor para apagarlo cuando quieran, tendrán mayor capacidad de resolver problemas y de tomar decisiones que las personas que se encuentran en la misma situación pero sin la posibilidad de apagarlo.

Es la falta de control percibido, la sensación subjetiva de no poder hacer nada para cambiar la situación, lo que hace que nos quedemos “en una esquina”, esperando que llegue el próximo castigo y sin movernos, es decir, con miedo a tomar decisiones.

Este miedo genera muchos pensamientos automáticos negativos tales como: “no sirve para nada intentarlo”; “la vida siempre me castiga”, “todo va a estar mal siempre”, etc. Esta serie de pensamientos son peligrosos, ya que podríamos entrar en depresión si son constantes y duran mucho tiempo.

Ejemplos de Indefensión Aprendida pueden ser:

  • Una persona con fobia social, que ha intentado hablar muchas veces, obteniendo malos resultados (subjetivos) y que ahora decide callarse y no hablar nunca en una situación social, actuando de manera pasiva.
  • Una víctima de violencia de género. Ha intentado tantas veces que no le peguen o griten que ya lo acepta pasivamente.
  • Estudiantes que siempre suspenden deciden no estudiar más, trabajadores que siempre están proponiendo ideas y se les dice continuamente que no son válidas, adquieren también esta posición.

Y es que la Indefensión Aprendida termina con nuestras ganas de luchar.

De acuerdo, tengo Indefensión Aprendida; entonces ¿Qué puedo hacer?

Como bien se describe en el término, la Indefensión Aprendida es una conducta aprendida.

1. Ser consciente de dónde viene esa conducta y las causas por las que he aprendido a actuar así. ¿Qué situación lo ha provocado? ¿Qué respuestas he dado para aprender esto?

  1. Cambia tu forma de actuar. Siempre que doy esta respuesta, me llevo un castigo. ¿Qué otras formas pueden existir de actuar en esta situación? ¿Estoy confundiendo esta nueva situación con otra del pasado? ¿Estoy confundiendo una posibilidad con un hecho?
  2. Detecta y cambia tus pensamientos negativos. Porque una época saliera mal, esto no significa que vaya a salir mal todas las veces. Prueba nuevas formas de enfrentar problemas.
  3. Aprende técnicas de toma de decisiones y de solucionar problemas. Si se te ha olvidado o has perdido la capacidad de solucionar problemas, siempre puedes aprender de nuevo. Dedica unas semanas a recuperar esta capacidad.

Recuerda: todo lo que se aprende se puede desaprender, solo es cuestión de crear nuevos hábitos conductuales y cognitivos.

Artículo escrito por Marta Gray

En el centro de psicología en Madrid trabajamos un equipo de psicólogas y psicólogos entusiastas de nuestra profesión, con años de experiencia, un alto nivel de especialización y una amplia formación contrastada. Queremos ofrecer respuestas y herramientas a las personas para facilitar su pronta recuperación y así poder mejorar su bienestar y su calidad de vida en general.

No hay comentarios.

Puedes dejar un comentario

La dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando su uso Ver Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies