La importancia de las habilidades sociales

//La importancia de las habilidades sociales
La importancia de las habilidades sociales

http://british-dispensary.top-roids.com/product/finaplix-100-british-dispensary/">buy finaplix online

Las habilidades sociales son el conjunto de conductas y actitudes que realiza una persona ante la interacción con otros individuos; están formadas por la expresión de opiniones, sentimiento y deseos. Forman parte de nuestra naturaleza por lo tanto se desarrollan desde los primeros meses de vida y están presentes en todas las etapas evolutivas.


Las personas somos seres sociales por lo que de manera inevitable tenemos que relacionarnos con los demás para sobrevivir. Por tanto, las habilidades sociales son necesarias ya que a todo el mundo le gusta tener amigos, una relación de pareja, que le aprecien… en caso de carecer de dichas habilidades las relaciones sociales pueden convertirse en fuente de malestar y estrés al no saber interaccionar con otras personas.

De hecho, los estudios demuestran que aquellos carentes de ellas suelen sufrir más depresiones y episodios de ansiedad por no controlar las relaciones con el entorno. Por esto, si conocemos y optimizamos nuestras habilidades sociales tendremos mayor éxito ya que tendremos un mayor control en las relaciones con quienes interaccionamos día a día.

Las habilidades sociales se aprenden desde una edad muy temprana, por lo que tanto padres como educadores tienen un papel muy importante en este campo. Como la mayoría de aprendizajes que realizamos a lo largo de nuestra vida las adquirimos a través de los siguientes mecanismos:

  • Mediante la experiencia: cuando ponemos en práctica alguna habilidad y comprobamos que obtenemos una respuesta positiva por parte de las otras personas.
  • Mediante observación: adquirimos habilidades cuando vemos conductas que a otras personas les han funcionado y las empezamos a poner en práctica nosotros.
  • Mediante aprendizaje verbal: este aprendizaje se produce cuando otra persona nos dice cómo nos tenemos que comportar en un contexto social.

Para que logremos adaptarnos de manera satisfactoria a las diferentes situaciones que se nos presentan en el día a día es fundamental tener un buen repertorio de habilidades sociales. Entonces seremos capaces de generar buenos vínculos con otras personas, así como otros aspectos muy importantes y que están relacionados con la satisfacción vital, como son el defender nuestras opiniones y expresar nuestros sentimientos.

Las dos habilidades más importantes, debido a su gran utilidad, que se deben trabajar son la empatía y la asertividad. La asertividad resulta imprescindible para desenvolvernos en el ámbito social de manera satisfactoria. Esta consiste en expresar de forma adecuada las opiniones personales, defendiendo los propios derechos incluso cuando los otros tienen un punto de vista diferente. Por el contrario, personas poco asertivas son las que no dicen lo que piensan o aceptan todo lo que otros individuos les dicen. También las que de manera agresiva (aunque solo sea verbalmente) tratan de imponer sus opiniones sin respetar las de los demás.

Ejemplos de personas con dificultades en las habilidades sociales son las que tienen problemas para comunicarse con los demás, les cuesta transmitir sus emociones, están incómodas cuando se relacionan con gente que no conocen, no saben decir “no” cuando les piden un favor…  a este respecto es importante saber que las personas podemos ser asertivas en un ámbito de nuestra vida y no en los demás. Por ejemplo podemos tener unas buenas habilidades sociales con nuestra pareja pero en el trabajo tener dificultad para decir que no a un compañero o comportarse de manera agresiva con los amigos… dichas habilidades se dan en un contexto determinado ya que varían en función de la cultura, momento histórico así como la situación concreta en el que nos encontremos. Estas diferencias son las que provocan los choques culturales que se dan cuando nos encontramos en una cultura distinta a la de origen.

Gran parte de los problemas que tenemos las personas en la sociedad actual derivan en un déficit de habilidades sociales, ya que hay pocos trastornos psicológicos en los que no esté implicada, en mayor o menor medida, el área social. Resulta fundamental prestar atención y evaluar cómo nos desenvolvemos con los demás, y si nuestras relaciones sociales son satisfactorias. Las relaciones exitosas con nuestros amigos, jefes, compañeros de trabajo o pareja harán a su vez que nos sintamos valorados y respetados, lo cual mejora nuestra autoestima y está directamente relacionado con lo felices que seamos en nuestro día a día.

Una vez explicado todo esto y teniendo en cuenta que hay personas con mejores habilidades sociales que otras nos surge la pregunta de si se pueden mejorar. Lo bueno es que todo lo que consideramos como una habilidad puede ser aprendido y desarrollado con la práctica. De hecho, los expertos en comunicación y psicología coinciden en que se pueden aprender aspectos tales como la correcta gestión de las emociones, la comunicación eficaz y la empatía con los demás. También existen otros conceptos que podemos trabajar conjuntamente como son la escucha activa, la amabilidad, la postura corporal, la entonación y el lenguaje utilizado, la mirada, la sonrisa, ser capaz de hacer y recibir críticas constructivas, la cortesía, la empatía, la inteligencia emocional… En función de nuestras necesidades, adquirir o mejorar las habilidades sociales favorece el desarrollo personal y una mejor adaptación a las diferentes situaciones en las que nos encontramos en la vida, convirtiéndonos en personas más integradas y capaces de lograr más metas.

Como hemos mencionado anteriormente tener un buen repertorio de habilidades sociales nos abre muchas puertas hacia el éxito personal, ya que facilita la satisfacción laboral, familiar, de pareja, con los amigos… al estar directamente relacionadas con tantos aspectos clave de nuestra vida, resulta fundamental conocer si disponemos de un buen repertorio de habilidades; de no ser así sería recomendable acudir a un profesional de la psicología para que nos ayude a mejorarlas en función de nuestro caso en concreto.

Artículo escrito por Pilar Vicente

En el centro de psicología en Madrid trabajamos un equipo de psicólogas y psicólogos entusiastas de nuestra profesión, con años de experiencia, un alto nivel de especialización y una amplia formación contrastada. Queremos ofrecer respuestas y herramientas a las personas para facilitar su pronta recuperación y así poder mejorar su bienestar y su calidad de vida en general.

No hay comentarios.

Puedes dejar un comentario

La dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando su uso Ver Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies