Identidad de género

//Identidad de género
Identidad de género

La identidad de género representa la manera interna que tiene cada persona de vivir su género, el cual puede ser independiente del sexo con el que se nace y de la orientación sexual que se tenga. Es un concepto que está directamente relacionado con cómo vivimos y sentimos nuestro cuerpo, y como lo reflejamos en el ámbito público. La identificación de género como un derecho promueve la diversidad sexual y un desarrollo sexual saludable.

La ONU define la identidad de género como “la vivencia interna e individual del género tal y como cada persona la experimenta, la cual podría corresponder o no, con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo y otras expresiones de género como el habla, la vestimenta o los modales”.

La identidad de género está relacionada con nuestra manera de percibir nuestro género. Pese a que habitualmente se identifiquen sólo dos identidades de género, hay que resaltar que existe una amplia diversidad de identidades, las cuales se pueden definir mediante el concepto de transgenerismo, el cual indica la disconformidad entre el sexo biológico de la persona y la identidad de género que le fue tradicionalmente asignada. Dentro de esta categoría se encuentra la transexualidad, en la que se incluyen a las personas que se sienten pertenecientes al género opuesto que se les ha asignado, social y culturalmente, de acuerdo a su sexo biológico y que en algunos casos deciden recurrir a una intervención médica para adecuar su físico a su identidad social.

Es importante resaltar la diferencia entre expresión de género e identidad de género. La primera es la “manifestación externa de los rasgos culturales que permiten identificar a una persona como masculina o femenina conforme a los patrones considerados propios de cada género por una determinada sociedad en un momento histórico determinado”. La expresión de género hace referencia a la manera en la que las personas interpretan el género de alguien en concreto, sin que importe como se identifique esa persona.

Habitualmente se ha considerado la expresión de género como un concepto formado por dos partes: por un lado, se encuentra lo femenino, atribuido a las mujeres, y por el otro se encontraría lo masculino, relacionado con los hombres. Cabe destacar que la expresión de género es independiente del sexo biológico, la identidad de género y la orientación sexual.

Por otra parte, la identidad de género alude a como una persona se asume a sí misma, sin importar cómo la perciben los demás.

La aclaración de estos conceptos disminuye la confusión que tan frecuentemente observamos en la sociedad, la cual en muchas ocasiones no entiende como una persona que ha nacido como hombre se sienta mujer, y/o se sienta atraída por el sexo opuesto.

En este punto es importante definir el concepto de sexo biológico, el cual se puede explicar de tres maneras:

  • Hembra: Persona que nació con cromosomas XX y con aparato reproductor femenino, es decir, ovarios y genitales femeninos.
  • Macho: Persona que nació con cromosomas XY y tiene aparato reproductor masculino.
  • Intersexualidad: Concepto conocido como hermafrodismo. Es una combinación de ambos sexos, considerada una condición natural dónde la persona presenta discrepancia entre su sexo cromosómico (XX/XY), sus genitales y gónadas (ovarios/ testículos), presentando características de ambos sexos.

Todos los conceptos que han surgido a lo largo de la historia y que siguen apareciendo en cuanto a la libertad de género están incluidos y protegidos por la comunidad LGBT (lesbiana, gay, bisexual y transgénero) que actualmente es llamada LGBTIQ al haber añadido la Ietra I de intersex y la Q de queer: la palabra intersex hace referencia a las personas cuyo sexo biológico no se ajusta a la definición binaria de hombre/mujer, ya que existen una gran cantidad de atributos sexuales que no se ajustan a estas categorías binarias.

Por otro lado, la palabra queer, la cual significa raro en inglés, en un principio fue utilizada despectivamente para hablar de las personas que no se ajustaban a los parámetros de la heterosexualidad, pero a partir de la década de los noventa el término fue redefinido y actualmente es utilizado en contra de la normativa impuesta, para no clasificar a personas gays o lesbianas, para no etiquetarlas dentro de su condición, ya que cada persona puede ser o comportarse de una determinada manera dentro de su condición de gay o de lesbiana.

Esta comunidad se formó a partir de los años noventa con el objetivo de defender los derechos de las personas no binarias y para luchar contra la discriminación que estas sufrían. Actualmente estos géneros intermedios y mixtos están logrando más visibilidad a través de este tipo de organizaciones, intentando con ello alcanzar una normalidad en una sociedad que sigue etiquetando identidades sin que exista una integración real de las personas que no se identifican con los géneros binarios tradicionales impuestos.

Artículo escrito por Laura Nuñez

En el centro de psicología en Madrid trabajamos un equipo de psicólogas y psicólogos entusiastas de nuestra profesión, con años de experiencia, un alto nivel de especialización y una amplia formación contrastada. Queremos ofrecer respuestas y herramientas a las personas para facilitar su pronta recuperación y así poder mejorar su bienestar y su calidad de vida en general.

No hay comentarios.

Puedes dejar un comentario

La dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando su uso Ver Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies