¿A quién deberíamos hacer caso a la cabeza o al corazón?

//¿A quién deberíamos hacer caso a la cabeza o al corazón?
el corazón frente a la razón

El verdadero amor no es otra cosa que el deseo inevitable de ayudar al otro para que sea quien es

Jorge Bucay

Simbolizamos las emociones con una representación del corazón, pero los mecanismos básicos que regulan las emociones se encuentran en el cerebro, y en el caso de las emociones no en el cerebro cognitivo o racional sino en el cerebro emocional.

Pero entre ambos cerebros existen diversas y complejas conexiones de ida y vuelta, nuestro componente emocional es el primero que nos alerta de que algo está sucediendo, después entra en juego nuestro componente racional que nos ayuda a valorar y evaluar toda la información que tenemos y al final nuestro componente emocional nos ayuda a tomar una decisión.

Si únicamente nos guiáramos de las emociones estaríamos a merced de una tormenta de sentimientos sin control y si sólo nos guiáramos por la razón nunca podríamos llegar a tomar decisiones.

Cuando navegamos por Internet en muchas ocasiones nos encontramos con personas que piden consejo sobre sus relaciones de pareja, describen situaciones de engaño, celos, menosprecio, descalificaciones o desinterés, expresan ¡No quiero sufrir más! ¡Me siento mal!… y luego terminan diciendo “la cabeza me dice que rompa la relación y el corazón me dice que le amo, que le quiero” ¿Qué debo hacer?

Estas personas reflejan que no son capaces de renunciar a esa relación  y se aferran a relaciones insanas, esperando un milagro que haga cambiar la situación. Por lo general tienen una falsa creencia e idealizan lo que es una relación de pareja, piensan que mantener una relación de pareja es sacrificio, aguante, renuncia de nuestros valores y proyectos de vida individuales por amor a la otra persona, sino eres un egoísta, y mientras tanto cuanto más aceptan estas situaciones que hieren y humillan, más queda mermada la autoestima de la persona y más difícil es salir de la situación.

Pero en el amor no todo vale y hay que aprender a poner límites, el amor saludable está en un punto medio entre la razón y el corazón, una relación merece la pena vivirla cuando es sana y priman los buenos momentos sobre los malos y te sientes querido, respetado y valorado por la otra parte.

Recuerda que quien bien te quiere, no te hará llorar y te ayudará a que crezcas como persona.

En el centro de psicología en Madrid trabajamos un equipo de psicólogas y psicólogos entusiastas de nuestra profesión, con años de experiencia, un alto nivel de especialización y una amplia formación contrastada. Queremos ofrecer respuestas y herramientas a las personas para facilitar su pronta recuperación y así poder mejorar su bienestar y su calidad de vida en general.

No hay comentarios.

Puedes dejar un comentario

La dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está aceptando su uso Ver Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies