saber escuchar

¿Sabemos realmente escuchar?

Aprender a escuchar de manera eficaz, nos puede llevar al éxito en nuestras relaciones sociales, familiares, de pareja y en nuestra vida laboral.

Oír lo que nos está diciendo una persona durante una conversación no es lo mismo que escuchar. Para que una conversación se desarrolle de forma efectiva, la parte más importante y al mismo tiempo la que nos resulta más difícil ejercer correctamente es la escucha activa.

¿Cuántos de nosotros sabemos escuchar bien?

Cuando alguien nos está comunicando algo es importante prestar la máxima atención, y no distraernos con nuestras propias preocupaciones o pensamientos, ya que en esos momentos la persona nos está comunicando sus sentimientos y necesidades.

Una vez que la persona ha terminado de hablar es bueno resumir o repetir lo que nos ha dicho, de esta manera estaremos seguros que hemos comprendido e interpretado correctamente su mensaje y al mismo tiempo nuestro interlocutor sabrá que hemos estado atentos a la conversación.

Es importante mirar a los ojos a la persona cuando está hablando y observar los signos no verbales que nos va transmitiendo durante la conversación, si aprendemos a ser buenos observadores, podemos obtener, en muchas ocasiones, una información más correcta de lo que quiere realmente comunicarnos la persona a través de sus gestos y expresiones no verbales, que de sus palabras.

No interrumpas a tu interlocutor y deja que concluya su exposición. Aunque creas saber que te va a decir, no finalices sus frases. Nadie es adivino y puede que te confundas en tu interpretación, para una buena escucha hay que ser paciente.

No des tu opinión sobre que debería hacer o no hacer, si la persona no te ha pedido consejo. Las personas tienen la capacidad y el derecho de tomar, por sí mismas, las decisiones sobre su vida.

No hagas juicios de valor, tus gustos, ideas y creencias personales no tienen porque ser las mismas que las suyas. Hay que saber aceptar que la otra persona puede tener un punto de vista diferente al tuyo al hablar de ciertos temas, y eso no tiene porque generar conflicto, por el contrario escuchar opiniones diferentes a las nuestras, nos ayuda a abrir nuestra mente a otras realidades y aprender de ellas.